sábado, 10 de agosto de 2013

¡¡¡ASI DICE EL SEÑOR!!!

VOLVAMONOS A LA SENDA QUE EL A PREPARADO CON AMOR Y FIDELIDAD.

Eclesiastés 10:2

Una persona sabia elige el camino correcto; el necio toma el rumbo equivocado.

Salmos 25:1, 3-14

Oh Señor , te entrego mi vida. Nadie que confíe en ti será jamás avergonzado, pero la deshonra les llega a los que tratan de engañar a otros. Muéstrame la senda correcta, oh Señor ; señálame el camino que debo seguir. Guíame con tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios que me salva. Todo el día pongo en ti mi esperanza. Recuerda, oh Señor , tu compasión y tu amor inagotable, que has mostrado desde hace siglos. No te acuerdes de los pecados de rebeldía durante mi juventud. Acuérdate de mí a la luz de tu amor inagotable, porque tú eres misericordioso, oh Señor . El Señor es bueno y hace lo correcto; les muestra el buen camino a los que andan descarriados. Guía a los humildes para que hagan lo correcto; les enseña su camino. El Señor guía con fidelidad y amor inagotable a todos los que obedecen su pacto y cumplen sus exigencias. Por el honor de tu nombre, oh Señor , perdona mis pecados, que son muchos. ¿Quiénes son los que temen al Señor ? Él les mostrará el sendero que deben elegir. Vivirán en prosperidad, y sus hijos heredarán la tierra. El Señor es amigo de los que le temen; a ellos les enseña su pacto.

Salmos 85:8-13

Presto mucha atención a lo que dice Dios el Señor , pues él da palabras de paz a su pueblo fiel. Pero no le permitas volver a sus necios caminos. Sin duda, la salvación de Dios está cerca de los que le temen, por lo tanto, nuestra tierra se llenará de su gloria. El amor inagotable y la verdad se encontraron; ¡la justicia y la paz se besaron! La verdad brota desde la tierra, y la justicia sonríe desde los cielos. Sí, el Señor derrama sus bendiciones, y nuestra tierra dará una abundante cosecha. La justicia va delante de él como un heraldo, preparando el camino para sus pasos.

Juan 14:4-14

Y ustedes conocen el camino que lleva adonde voy. —No, Señor, no lo conocemos —dijo Tomás—. No tenemos ni idea de adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino? Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí. Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién es mi Padre. De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto. Felipe le dijo: —Señor, muéstranos al Padre y quedaremos conformes. Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me pides que les muestre al Padre? ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que yo digo no son mías, sino que mi Padre, quien vive en mí, hace su obra por medio de mí. Solo crean que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí; o al menos crean por las obras que me han visto hacer. »Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho y aún mayores, porque voy a estar con el Padre. Pueden pedir cualquier cosa en mi nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre. Es cierto, pídanme cualquier cosa en mi nombre, ¡y yo la haré!

Salmos 77:19-20

Te abriste camino a través del mar y tu sendero atravesó las poderosas aguas, ¡una senda que nadie sabía que estaba allí! Guiaste a tu pueblo por ese camino como a un rebaño de ovejas, con Moisés y Aarón de pastores.

Isaías 43:16

Yo soy el Señor , que abrió un camino a través de las aguas, e hizo una senda seca a través del mar.

Proverbios 5:21

Pues el Señor ve con claridad lo que hace el hombre, examina cada senda que toma.

Jeremías 6:16-19

Esto dice el Señor : «Deténganse en el cruce y miren a su alrededor; pregunten por el camino antiguo, el camino justo, y anden en él. Vayan por esa senda y encontrarán descanso para el alma. Pero ustedes responden: “¡No, ese no es el camino que queremos!”. Puse centinelas sobre ustedes, que dijeron: “Estén atentos al sonido de alarma”. Pero ustedes respondieron: “¡No! ¡No prestaremos atención!”. »Por lo tanto, naciones, escuchen esto; tomen nota de la situación de mi pueblo. ¡Escucha, toda la tierra! Traeré desastre sobre mi pueblo. Es el fruto de sus propias intrigas, porque se niegan a escucharme; han rechazado mi palabra.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Escribe tus comentarios a continuación: