martes, 25 de junio de 2013

DECLARACIÓN DE HOY

RENUNCIA A TODO PECADO SEXUAL
Romanos 12:1-2; 1 Tesalonicenses 4:3-7; Colosenses 3:5

Hija mía, te insto a que ofrezcas tu cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, porque esa es tu verdadera y adecuada adoración a mí. No te conformes al patrón de este mundo, sino sé transformada por la renovación de tu mente. Entonces podrás probar y aprobar cuál es la voluntad de Dios; su buena, agradable y perfecta voluntad. Huye de la inmoralidad sexual, porque no eres dueña de ti misma; fuiste comprada por un gran precio por la muerte de mi Hijo. Mi voluntad es que seas santificada y que evites toda inmoralidad sexual. Aprende a controlar tu propio cuerpo de modo que sea santo y honorable. Porque yo no te llamé a ser impura, sino a vivir una vida santa. Haz morir, por tanto, todo lo que pertenece a tu naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, lujuria y malos deseos.

DECLARACIÓN EN ORACIÓN

Padre, renuncio a todo pecado sexual de mi pasado y ordeno a todo espíritu de lujuria y perversión que salgan en el nombre de Jesús. Libero el fuego de Dios para quemar todo deseo impuro de mi vida. Recibo el espíritu de santidad en mi vida para andar en pureza sexual, y me desato a mí misma del espíritu del mundo. Venzo al mundo mediante el poder del Espíritu Santo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Escribe tus comentarios a continuación: