domingo, 26 de mayo de 2013

Una palabra de Victoria.

VUELVETE A DIOS Y EL SE VOLVERA A TI. 

Joel 2:11-13, 18-19, 21, 23, 25-32 NTV

El Señor va a la cabeza de la columna; con un grito los guía. Este es su ejército poderoso y ellos siguen sus órdenes. El día del Señor es algo imponente y pavoroso. ¿Quién lo podrá sobrevivir? Por eso dice el Señor : «Vuélvanse a mí ahora, mientras haya tiempo; entréguenme su corazón. Acérquense con ayuno, llanto y luto. No se desgarren la ropa en su dolor sino desgarren sus corazones». Regresen al Señor su Dios, porque él es misericordioso y compasivo, lento para enojarse y lleno de amor inagotable. Está deseoso de desistir y no de castigar. Entonces el Señor se compadecerá de su pueblo y guardará celosamente el honor de su tierra. El Señor responderá: «¡Miren!, les envío grano, vino nuevo y aceite de oliva, suficiente para satisfacer sus necesidades. Ya no serán objeto de burla entre las naciones vecinas. No temas, pueblo mío. Alégrate ahora y regocíjate porque el Señor ha hecho grandes cosas. ¡Alégrense, habitantes de Jerusalén! ¡Alégrense en el Señor su Dios! Pues la lluvia que él envía demuestra su fidelidad. Volverán las lluvias de otoño, así como las de primavera. El Señor dice: «Les devolveré lo que perdieron a causa del pulgón, el saltamontes, la langosta y la oruga. Fui yo quién envió ese gran ejército destructor en contra de ustedes. Volverán a tener toda la comida que deseen y alabarán al Señor su Dios, que hace esos milagros para ustedes. Nunca más mi pueblo será avergonzado. Entonces sabrán que yo estoy en medio de mi pueblo Israel, que yo soy el Señor su Dios, y que no hay otro. Nunca más mi pueblo será avergonzado. »Entonces, después de hacer todas esas cosas, derramaré mi Espíritu sobre toda la gente. Sus hijos e hijas profetizarán. Sus ancianos tendrán sueños y sus jóvenes tendrán visiones. En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre los sirvientes, hombres y mujeres por igual. Y haré maravillas en los cielos y en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo. El sol se oscurecerá y la luna se pondrá roja como la sangre antes de que llegue el grande y terrible día del Señor . Pero todo el que invoque el nombre del Señor será salvo; pues algunos que están en el monte Sión en Jerusalén escaparán, tal como el Señor lo ha dicho. Estos se contarán entre los sobrevivientes a quienes el Señor ha llamado.

REFLEXION SOBRE ESTA PALABRA

El Señor esta llamándonos al arrepentimiento, no es rasgando nuestras vestiduras,  ni demostrando en nuestros rostros que estamos ayunando, o pasando un desierto, más que una expresión religiosa se trata de dar el corazón a Dios,  sinceramente,  cuando damos nuestro corazón estamos ofreciendo todo lo que somos y tenemos,  sin  reservas El Señor necesita eso de nosotros, le sirvamos con todas nuestras fuerzas y corazón,  pero para ser sus discípulos, nuestro corazón necesita pasar por un proceso de restauración y limpieza, primero quiere que vengamos al arrepentimiento,  luego dar  sin reservas nuestro corazón,  para ser transformado, y  sanado,  cuando hemos pasado este proceso, estaremos listos,  para ser llenos de su vino nuevo,  su misma presencia, y unción,  devolviendonos todas las cosas que nos a robado nuestra rebelión,  y falta de entrega al Señor,  hay una promesa '' No temas, pueblo mío. Alégrate ahora y regocíjate porque el Señor ha hecho grandes cosas.'' El ha hecho es presente,  hay otras versiones que dice que Él hará grandes cosas,  esta profetizado lo que está ya preparado para nosotros,  determinado nuestro futuro hoy,  luego seremos llenos de su Espíritu,  para cumplir nuestra gran Comisión,  hablar del amor de Jesús a los no alcanzados,  ¡Alégrense, habitantes de Jerusalén! ¡Alégrense en el Señor su Dios! Pues la lluvia que él envía demuestra su fidelidad. Volverán las lluvias de otoño, así como las de primavera. El Señor dice: «Les devolveré lo que perdieron a causa del pulgón, el saltamontes, la langosta y la oruga. Fui yo quién envió ese gran ejército destructor en contra de ustedes. Volverán a tener toda la comida que deseen y alabarán al Señor su Dios, que hace esos milagros para ustedes. Nunca más mi pueblo será avergonzado. Entonces sabrán que yo estoy en medio de mi pueblo Israel, que yo soy el Señor su Dios, y que no hay otro. Nunca más mi pueblo será avergonzado. » aleluya nunca mi pueblo será avergonzado,  el Dios que tenemos es maravilloso, y bueno volvamonos,  a Él y él se volvera a nosotros, y Recibiremos estas bendiciones,  y sobre todo entregar nuestro corazón a Él,  »Entonces, después de hacer todas esas cosas, derramaré mi Espíritu sobre toda la gente. Sus hijos e hijas profetizarán. Sus ancianos tendrán sueños y sus jóvenes tendrán visiones. En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre los sirvientes, hombres y mujeres por igual. Y haré maravillas en los cielos y en la tierra: Este es tu tiempo busca lo nuevo de Dios,  pero NO deposites lo NUEVO, en un odre viejo, busca los CAMBIOS y tener un nuevo corazón entonces Dios te sorprenderá con todo lo bueno que a hace.  God bless.

Pastora Karla Ramírez

0 comentarios :

Publicar un comentario

Escribe tus comentarios a continuación: