sábado, 11 de febrero de 2017

Dios no tiene Favoritos !

"Así que, ¿crees que puedes condenar a esa gente? ¡Nada de eso!"

Tú no tienes por qué juzgarlos. Cuando los condenas, te condenas a ti mismo, porque tú también haces lo que ellos hacen. Sólo Dios puede juzgar a los que hacen esas maldades. Sabemos que Dios hace bien al juzgarlos. Tú que juzgas a los que hacen esas cosas y haces lo mismo, ¿cómo crees que escaparás del juicio de Dios? Tienes que entender que Dios ha sido muy paciente y bondadoso contigo, esperando que cambies. Pero tú piensas que su paciencia nunca termina y no te das cuenta de que él es bueno contigo para que cambies tu vida.  Pero eres terco y no quieres cambiar, así que sigues acumulando la ira de Dios. El castigo te llegará el día en que Dios muestre toda su ira. Ese mismo día, Dios mostrará que juzga correctamente y con justicia. Dios pagará a cada uno según lo que haya hecho. Hay algunos que son constantes en hacer el bien. Buscan de Dios la grandeza, el honor y una vida que no puede ser destruida. A ellos Dios les dará vida eterna. Hay otros que son egoístas, se niegan a seguir la verdad y han decidido seguir la injusticia. Dios los castigará con toda su ira. Castigará con grandes sufrimientos a todos y cada uno de los que hacen lo malo, tanto a los judíos como a los que no son judíos. Por el contrario, a todos los que hacen el bien Dios les dará grandeza, honor y paz, sean judíos o no. Dios juzga a todos por igual y sin favoritismos.  Los que conocen la ley y los que no saben nada de ella son iguales cuando cometen pecados. Los que no conocen la ley y cometen pecados se condenarán. De la misma manera, los que conocen la ley y cometen pecados serán juzgados por la ley. Dios dará su aprobación a los que obedecen su ley, no a los que sólo la escuchan. Los que no son judíos no conocen la ley, pero cuando ellos por instinto hacen lo que ordena la ley, aun sin conocerla, entonces ellos son su propia ley. Demuestran que en su mente está escrito lo que está bien y lo que está mal, así como dice la ley, y su conciencia les sirve de testigo. Sus razonamientos los condenan o los defienden porque cuando hacen lo malo tienen remordimientos y cuando hacen el bien saben que hacen bien y no se sienten culpables. Todo esto sucederá el día en que Dios juzgue todos los secretos de la gente conforme dice la buena noticia de salvación que les anuncio, que Dios va a juzgar a la gente por medio de Jesucristo.
Romanos 2:1‭-‬16"

viernes, 10 de febrero de 2017

Le Alabamos, por seguirlo primero

¡SIGUELO!

No se deje llevar por la corriente de los demás, por los comentarios, o por el ego. Mantenga sus ojos en Cristo y su enfoque en donde camina.

Proverbios 23.17 nos recuerda: No deje que su corazón sienta envidia de los pecadores, sino esté siempre celoso del temor del Señor.

Vemos el encuentro con Pedro y Jesús en John 21.19-24. Pedro quería justicia, pero Jesús quería que Pedro le siguiera.

¿son nuestros argumentos realmente importantes? Nuestra adoración al Señor debe fluir en servicio de los demás. Si cantamos de sus caminos y tenemos una melodía en nuestros corazones, hemos de andar en sus mandamientos, así: amar al Señor y amar los unos a los otros.

Si hemos de seguir la comisión de Jesús de adorar al Señor con todo nuestro corazón, alma y mente, también debemos amar a los demás más allá de la música.

"No sientas envidia de los perversos y haz todo lo posible por respetar al SEÑOR. Proverbios 23:17"

"Él dijo esto para mostrar cómo iba a morir Pedro para dar honra a Dios. Después de decir esto, Jesús le dijo: —¡Sígueme!  Pedro se volvió y vio que el seguidor al que Jesús tanto quería los estaba siguiendo. Se trataba del mismo que cuando estaban en la cena se acercó más a Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es el que te va a traicionar?» Entonces cuando Pedro lo vio, le dijo a Jesús: —Señor, ¿qué va a pasar con él?  Jesús le dijo: —Si quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿qué tiene eso que ver contigo? ¡Tú sígueme!  Por eso corrió el rumor entre los hermanos que ese seguidor no moriría. Pero Jesús no dijo eso, sino que dijo: «Si quiero que él se quede aquí hasta que yo venga, ¿qué tiene eso que ver contigo?»  Este es el seguidor que da testimonio de todas estas cosas, y el que las escribió. Nosotros sabemos que su testimonio es verídico.
Juan 21:19‭-‬24"

jueves, 9 de febrero de 2017

God is good all the Time!!

Bendito sea el que te ha Reconocido…

Bendito sea el que te ha Reconocido…
—Rut 2:19.

Mientras estaba haciendo cola para pagar, calculaba cuánto sería y trataba de impedir que mi hijo se perdiera. Casi ni me di cuenta cuando la mujer que estaba delante de mí salió rápidamente y dejó todos sus artículos en el mostrador. La empleada me comentó que aquella mujer no tenía suficiente dinero para pagar. Me sentí tremendamente mal; si tan solo me hubiera percatado de lo que pasaba, la habría ayudado.

En el libro de Rut, Booz vio a una mujer cosechando en el campo y se enteró de su apremiante situación (2:5). Supo que poco antes había enviudado y que estaba ganándose el pan para ella y para su suegra. También vio que necesitaba protección y les advirtió a sus segadores de que no la molestaran (v. 9). Le proveyó más comida al indicarles a sus empleados que dejaran caer grano a propósito (v. 16), e incluso se ocupó de consolarla y de suplir sus necesidades emocionales (vv. 11-12). Cuando Noemí, la suegra de Rut, oyó sobre todo esto, dijo:

«Bendito sea el que te ha reconocido» (v. 19).

¿Eres consciente de las necesidades de las personas que te rodean… en la iglesia, en el vecindario o debajo de tu propio techo? Considera hoy cómo podrías ayudar a alguien a sobrellevar su carga. Entonces, estarás cumpliendo el plan de Dios para tu vida (Gálatas 6:2; Efesios 2:10). Dios obra a través de nosotros para suplir las necesidades de los que nos rodean. Jennifer Benson Schuldt

"Ella contestó: —Usted ha sido muy amable conmigo, me ha hecho sentir bienvenida, y eso que ni siquiera soy una de sus siervas.  A la hora del almuerzo, Booz le dijo a Rut: —Ven aquí y come con nosotros. Toma pan y úntale un poco de salsa de vinagre. Entonces ella se sentó junto a los trabajadores. Luego él le dio un poco de grano tostado. Ella comió hasta que estuvo satisfecha e incluso le sobró algo. Luego ella se levantó y siguió recogiendo espigas. Booz les dijo a sus trabajadores: —Dejen que ella recoja grano, también del que ha sido apilado, y no se lo impidan. Háganle el trabajo fácil dejando caer manojos para que ella los recoja, y no la molesten.  Ella entonces se quedó en el campo recogiendo el grano hasta el atardecer. Luego desgranó las espigas que había recogido. Había recogido más de veinte kilos de cebada. Levantó su carga de grano y regresó al pueblo. Rut le mostró a su suegra lo que había recogido, y sacó lo que le había sobrado del almuerzo y se lo dio a Noemí.  Noemí le dijo a Rut: —¿Dónde recogiste espigas hoy? ¿Dónde trabajaste? ¡Bendito sea el hombre que se fijó en ti! Rut le dijo a su suegra lo que le había pasado con Booz. Ella dijo: —El hombre con el que trabajé hoy se llama Booz.  Noemí le dijo a su nuera: —Que el SEÑOR lo bendiga. Él sigue siendo leal con los vivos como lo que fue cuando vivían los que han muerto. Luego añadió: —Booz es uno de nuestros parientes que podría cuidar de nosotras. Él es uno de los que son responsables de protegernos.
Rut 2:13‭-‬20"

"Ayúdense cuando se encuentren en problemas, pues así estarán cumpliendo la ley de Cristo.
Gálatas 6:2"

"Nosotros somos obra de Dios, creados en Jesucristo para realizar las buenas obras que Dios ya planeó de antemano para que nos ocupáramos de ellas.
Efesios 2:10"

ANÍMENSE!!

Alma mía, Haz Música

Dios es maravilloso en su regalo de la música para el hombre. Es por su gran amor y misericordia que uno puede hacer música. Nuestros corazones se regocijan en sus obras. Las mismas manos que han creado la tierra y los cielos son las mismas manos que crearon nuestro ser. no sólo nos dio una voz para cantar, sino palabras y las melodías de descanso. encontramos descanso en la canción de su Espíritu. Con estas mismas melodías, podemos animar o dar descanso a otros.

Hacer música y cantar - es una orden, no una frase casual. ¿Qué canciones nos encontrará a cantando? ¿Qué tipo de música vamos a estar haciendo? Para aguardar la venida de nuestro Señor. Por lo tanto, vamos a crear sonidos de armonía y ritmos que hablen de su salvación, el poder y la soberanía.

adorar al Rey, toda la creación, y con gratitud canten de su poder y su amor (Grant/Lyons)

"Dios mío, mi corazón está firme. Te cantaré y te alabaré con toda mi alma.
Salmos 108:1"

"El que confía en sí mismo es un bruto, pero el sabio escapa del desastre.
Proverbios 28:26"

"Por eso mi corazón y mi alma estarán llenos de alegría y hasta mi cuerpo vivirá seguro por siempre.
Salmos 16:9"

"Que todo mi ser te alabe, te alabaré por siempre, SEÑOR.
Salmos 30:12"

"Por eso, anímense y fortalézcanse unos a otros, así como lo están haciendo ahora. 1Tesalonicenses 5:11"

miércoles, 8 de febrero de 2017

El Señor Cuidara de Ti

El viejo molino.

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.—Juan 7:38.

Un hombre que creció en una hacienda en Texas cuenta de un viejo y destartalado molino que estaba junto al granero y que bombeaba agua para abastecer el lugar. Era la única fuente de agua en varios kilómetros a la redonda. Si soplaba un viento fuerte, el molino funcionaba bien, pero con una leve brisa, no giraba. Había que mover la veleta hasta que el ventilador mirara directamente contra el viento. El molino solo suministraba agua a la estancia cuando estaba puesto en la dirección correcta. Pienso en esta historia cuando me encuentro con pastores de iglesias pequeñas en zonas alejadas. Muchos se sienten aislados y sin respaldo; personas dedicadas a servir a los demás, pero de las que, aparentemente, nadie se acuerda. Por consiguiente, se agotan y luchan por brindarles el agua de vida a su grey. Me gusta hablarles del viejo molino y de la necesidad de reubicarnos cada día, de acudir deliberadamente al Señor y a su Palabra, y de beber en profundidad de Él, que es la fuente de agua viva. Lo que es una realidad para los pastores también se aplica a todos nosotros. El servicio a Dios fluye de adentro hacia fuera.

Jesús dijo: «El que cree en mí, […] de su interior correrán ríos de agua viva» (Juan 7:38).

Solo cuando Dios habla a lo profundo de nuestro ser, podemos producir un impacto en la vida de los demás. Para renovar a otros, vayamos constantemente a la Fuente de la vida. Cuando estés cansado de las luchas de la vida, busca fortaleza en el Señor.

"El que está aprendiendo el mensaje de Dios debe compartir lo que tiene con el que le está enseñando. No se engañen ustedes mismos, porque de Dios no se burla nadie. Uno cosecha lo que siembra. Quienes siembran únicamente para complacerse a sí mismos sólo cosecharán de ello la destrucción. Pero el que siembra para agradar al Espíritu, cosechará la vida eterna. No debemos cansarnos de hacer el bien. Si no nos rendimos, tendremos una buena cosecha en el momento apropiado. Siempre que podamos, hagamos el bien a todos, especialmente a los que pertenecen a la familia de la fe." Gálatas 6:6‭-‬10

El Verdadero Amor

Aquí estoy. Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso.
—Proverbios 31:9.

Mientras estaba en el edificio de los tribunales esperando que el juez atendiera su causa, Gabriel oía una historia triste tras otra de gente que perdía la casa. Muchos atravesaban el proceso como si les resultara un tema conocido, pero una mujer llamada Lucila parecía desconcertada. Él percibió que la mujer no sabía qué hacer ni adónde ir. Trató de acallar la suave voz interna que lo instaba a ayudarla, pero no pudo. Pensó en varias razones para no involucrarse. En primer lugar, empezar una conversación con extraños no era una de sus virtudes; en segundo lugar, tenía miedo de que lo malinterpretara. Pero pensó que Dios lo estaba induciendo y no quería arriesgarse a desobedecer. Cuando la vio que salía del tribunal, le habló. «Señora —le dijo—, escuché su testimonio en la corte y creo que Dios quiere que la ayude». Al principio, Lucila desconfiaba, pero Gabriel le aseguró que su actitud era sincera. Hizo unas llamadas telefónicas y la conectó con gente de una iglesia local que le brindó la ayuda que ella necesitaba para no perder su casa.

Dios nos ha llamado a un servicio activo (1 Juan 3:18). Cuando sentimos que Él nos motiva a ayudar a alguien, debemos estar dispuestos a decir: «Estoy convencido de que el Señor quiere que te ayude. Nada nos hará sentir mejor que cuando servimos a los demás.

»Alza la voz y hazles justicia; defiende los derechos de los pobres y los necesitados».
Proverbios 31:9

Hijitos, nuestro amor no debe ser sólo de palabras, pues el verdadero amor se demuestra con hechos.
1 Juan 3:18